Johann Wolfgang Von Goethe

Dr. Faustus

doctor-faustus
Imagen: Dr. Faustus, François Langlois, British Museum ///

El Fausto histórico:

A diferencia de don Quijote, de Sancho o de Gulliver, creaciones puras de la fantasía, la existencia del doctor Fausto está fuera de toda duda y los testimonios fehacientes de su vida y andanzas son hasta cierto punto importantes.

Escasas fueron las huellas que Georg Faustus, nacido hacia 1480, en la villa de Kneitlingen, astrólogo, bergante, borrachín, servidor del diablo, dejó en sus escasos sesenta años —murió probablemente en Staufen en 1540— de deambular, por villas y poblados, realizando prodigios y cosechando dádivas, alcanzando fama y acabando de malos modos.

Consta por referencias de contemporáneos —entre otras la autorizada de Melanchton quien lo tildaba de «turpissima bestia et cloaca multorum diabolorum»—, que estudió teología en la Universidad de Heidelberg, que en 1520 el obispo de Bamberg le honra con diez florines por haberle leído el horóscopo, que, en años sucesivos, lo vemos huyendo de la justicia en Wittenberg e Ingolstadt, acusado de nigromante.

Después de su muerte una tupida leyenda fue tejiéndose en torno a tan misteriosa figura y la fantasía popular le atribuyó más y más prodigios maravillosos, como el de salir cabalgando a lomos de una cuba de una taberna de Leipzig, o el de embaucar a unos estudiantes de Erfurt haciéndoles ver en carne y hueso algunos de los personajes homéricos, volar hasta Praga a la grupa de Pegaso, etc.,  todo ello gracias a la ayuda del diablo a quien obligó a servirle a cambio de la entrega de su alma.

Como a medio siglo de la desaparición del legendario mago, concretamente en 1587, y debido a pluma anónima, publicó un editor de Fráncfort del Meno, apellidado Spiess, la Historia von D. Johann Fausten, donde se contaba ampliada y fortalecida la leyenda del tumultuoso nigromante.

El «Volksbuch» o «libro popular», según se denominan hoy día las varias publicaciones anónimas de aquel siglo, recogía a grandes rasgos la historia de un hombre que pacta con el diablo; pero salpicada con los ingredientes del espíritu renacentista: las ansias de saber y penetrar en los secretos abismales de la naturaleza. El autor, hijo de su época, muestra la preocupación genuina del hombre nuevo, del moderno individuo que pretende tender un puente entre este mundo y el de más allá. Es el afán de autosuficiencia, el instinto vital de reafirmación frente al poder terreno e incluso frente al mismo Dios. Rebelde actitud que será castigada con la condenación y el confinamiento en los infiernos.

Este primer Fausto, de imprenta recién estrenada, es un hombre de mundo, que cual pícaro señor, ejerce profesiones dignas como la de médico y militar, recorre países y continentes capitaneado por su ayudante Mefistófeles, visita corte extranjeras llegando hasta la de Alejandro Magno y la de la bella Helena, de quien tendrá un hijo, para acabar corroído por los remordimientos y poseído por el diablo, pero siendo liberados Helena y su hijo.

Sobre la base de este primer libro que vivió numerosas ediciones y fue traducido a varios idiomas, entre ellos el inglés, fueron surgiendo otras variantes con aditamentos personales de la fantasía del autor, a pesar de subrayar en su título el carácter de verosimilitud. Ente ellos reseñamos el del suabo Georg Rodolf Widman: Die Wahrhaftigen Historien von… Doctor Johannes Faustus (La verdadera Historia del Doctor Johannes Faustus), Hamburgo, 1599, y el del médico nurenberguense Nikolaus Pfitzer de 1674, Das Faustbuch des christlich Meynenden (El Fausto del ensante cristiano). La nota barroca moralizante marca la tónica de este libro, el más próximo a las fuentes primeras de la leyenda, y por primera vez aparece el nombre Mefistófeles, tal como lo utilizaría Goethe. Resalta y retoma el motivo inicial de Margarita, que serviría de fundamento para la primera parte y revestía al Fausto del carácter del drama juvenil del Strum und Drang. Sería el Fausto más reeditado a lo largo del XVIII y el que conocería muy pronto el niño o el adolescente Goethe.

Fausto, Manuel José González y Miguel Ángel Vega, Ediciones Cátedra, Madrid.

fausto
Fausto, Johann Wolfgang Von Goethe, ilustrado por Harry Clarke. Libros del Zorro Rojo 2012.
Segundo Premio a los Libros Mejor Editados 2012 otorgado por el Ministerio de Cultura de España.
Categoría: Obras Generales y de Divulgación.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s